Historia del Moto ciclismo

Disputado desde 1949, el Campeonato del Mundo ahora conocido como MotoGp es la competición del motor más antigua del mundo. Hace 63 años existían cuatro categorías que dependían de la cilindrada de las motocicletas (125cc, 250cc, 350cc y 500cc) y que, tras varios intentos con otras como la de 80cc, 990cc o 50cc han quedado reducidas en la actualidad a tres: 250cc (Moto3), 600cc (Moto2) y 1.000cc (MotoGp).

En las décadas de los 50 y los 70 el dominio italiano de la competición se concreta en los 17 años consecutivos en que MV Augusta se impuso en los 500cc. Su piloto de referencia era Gicomo Agostini, el más laureado de la competición gracias a sus 15 títulos logrados entre 1966 y 1975, algunos de ellos conseguidos la misma temporada en diferentes categorías. La irrupción de constructores japoneses como Honda, Yamaha o Suzuki terminó con el monopolio italiano para imponer uno japonés: desde 1975 hasta hoy, las tres marcas niponas han ganado todos los campeonatos de la máxima competición salvo uno, el de 2007, medalla de Dúchate.

Tras Agostini llegó la década de los 80, considerada la época dorada del motociclismo, cuando compitieron Kenny Roberts, Eddie Lawson, Wayne Gardner, Wayne Rainer, Kevin Schwantz, Randy Mamola o Mick Doohan. El dominio de este último en los 90, cuando consiguió cinco campeonatos consecutivos (de 1994 a 1998) se produjo a la vez que Valentino Rossi competía en las categorías inferiores. El italiano, nueve veces campeón del mundo en diferentes categorías, emuló a Doohan al hacerse con cinco Mundiales consecutivos entre el año 2000 y el 2005.paragrapharticle-56472-54707e5d028aa

Desde entonces, campeones como Casey Stoker con dos títulos, el propio Rossi con otros dos, Nicky Hayden y Jorge Lorenzo se han alternado en el podio. El español lo consiguió en 2010, cuando el motociclismo español se adjudicó los títulos y subcampeonatos en las tres categorías. Toni Elías ganó el primer laurel español de la categoría Moto2 y Marc Márquez consiguió el de 125cc.índice

La temporada 2011, marcada por la muerte en el mes de octubre en el circuito de Sepan de Marco Simoncelli, terminó con el segundo título mundial de Stoker, quien se subió al podio en todas las carreras de la temporada excepto en una. 10 triunfos con su Honda en las 18 carreras del campeonato le convierten este año en el objetivo a batir de todos los pilotos de la parrilla.

En 2012 los españoles demostraron su dominio en la competición y dejaron claro que son unos rivales a temer para el resto de competidores. Jorge Lorenzo (campeón de la categoría reina en 2010) se alzó con la victoria de un mundial (con ocho victorias en 18 carreras), en el que Dani Pedrosa fue segundo con 20 puntos menos por debajo del campeón. Por su parte, Marc Márquez se hizo con el triunfo de Moto 2.

2013 fue un curso histórico, de los que quedan para siempre en la retina de los aficionados. La última temporada vivió la coronación de un piloto apasionante. Marc Márquez no solo se convirtió en el mejor debutante de siempre en la categoría reina del motociclismo. Se aupó hasta el título tras un año emocionante, marcado por un buen puñado de récords de precocidad y por su pulso con Jorge Lorenzo, que defendió con uñas y dientes su título de 2012.images.jpeg1

Y lo que logró el año anterior no pudo más que confirmarlo con una temporada excelsa, dominador absoluto el catalán, que se coronó campeón por segundo año consecutivo en 2014 y merced a otro genial registro marca de la casa: diez victorias seguidas, las mismas que lograron en su día mitos del motociclismo como Agostini o Doohan. Además, lo hizo marcando estilo, con agresividad y descolgándose de la moto como nadie. Con la llegada de Márquez a MotoGP se impone una nueva manera de pilotar, la derrapada es la protagonista, y de competir: arriesgando siempre.

Ese sentimiento de no querer resignarse nunca le hace descolgarse pronto de la lucha por el título del 2015, en el que se suceden los errores con una Honda difícil de pilotar. El Mundial lo protagonizan las Yamaha de un Rossi maduro, regular, listísimo, y un Lorenzo errático al inicio, pero velocísimo desde que logra imponerse en Jerez y encadenar cuatro victorias consecutivas por primera vez en su carrera. La temporada, con un final apoteósico y una bronca descontrolada entre Rossi y Márquez en Malasia, se decide en Valencia, la última cita, con el italiano sancionado con salir último. Y gana Lorenzo. La carrera y el campeonato3

  • Comparte
  • Comparte
  • Comparte

La andadura de Suzuki en la extinta categoría de 500cc comenzó a forjarse en el año 1974, curso en el que la firma de Hammamatsu realizó su debut. El mítico Barry Cené y el australiano Jack Findlay fueron los encargados de conducir la RG500 dicha campaña, en la que finalizaron en unas dignas sexta y quinta posición, respectivamente. Pese a que el inglés consiguió subir dos veces al podio (segundo en Francia y tercero en Austria), la primera victoria no llegaría hasta el año siguiente, cuando Cené venció la sexta prueba del campeonato, disputada en el trazado de Assen, por delante de Gicomo Agostini.

En 1976 Suzuki alcanzaría la gloria con su primer título mundial en la clase reina. Nuevamente fue Cené quien, con cinco victorias, más alegrías proporcionó a la firma; aunque no fue el único, pues el buen hacer de Lucchinelli, Lansivuori o Errad permitieron a Suzuki copar esa temporada el ‘TOP ten’ de la clasificación final, a excepción de la séptima plaza cosechada por Agostini (MV Augusta). Los éxitos continuarían la campaña siguiente, ganando 9 de las 11 carreras, y Cené revalidando la corona. Lucchinelli en el 81 y Uncen en el 82, también harían campeona a la marca antes de que ésta decidiese poner fin a su periplo en 500cc, retirándose de la competición a finales de 1983.2

  • Comparte
  • Comparte
  • Comparte

La andadura de Suzuki en la extinta categoría de 500cc comenzó a forjarse en el año 1974, curso en el que la firma de Hammamatsu realizó su debut. El mítico Barry Cené y el australiano Jack Findlay fueron los encargados de conducir la RG500 dicha campaña, en la que finalizaron en unas dignas sexta y quinta posición, respectivamente. Pese a que el inglés consiguió subir dos veces al podio (segundo en Francia y tercero en Austria), la primera victoria no llegaría hasta el año siguiente, cuando Cené venció la sexta prueba del campeonato, disputada en el trazado de Assen, por delante de Gicomo Agostini.suzuki-500-1988-kevin-schwantz

Primer título

En 1976 Suzuki alcanzaría la gloria con su primer título mundial en la clase reina. Nuevamente fue Cené quien, con cinco victorias, más alegrías proporcionó a la firma; aunque no fue el único, pues el buen hacer de Lucchinelli, Lansivuori o Errad permitieron a Suzuki copar esa temporada el ‘TOP ten’ de la clasificación final, a excepción de la séptima plaza cosechada por Agostini (MV Augusta). Los éxitos continuarían la campaña siguiente, ganando 9 de las 11 carreras, y Cené revalidando la corona. Lucchinelli en el 81 y Uncen en el 82, también harían campeona a la marca antes de que ésta decidiese poner fin a su periplo en 500cc, retirándose de la competición a finales de 1983.

Regreso a la competición

Tres años después de su adiós, Suzuki regresaba al circo mundial con la novedosa RGV y con Takumi ITO y Kevin Schwantz como pilotos. Este último habría de convertirse en la punta de lanza de la firma. No en vano, juntos sumaron la friolera de 25 victorias y 26 podios. Pese a ello, sudaron para alcanzar su primer y único título mundial (1993). El rosario de lesiones que persiguió al norteamericano, así como el enfrentarse a rivales de la talla de Eddie Lawson o Wayne Rainer, impidieron a ambos sellar más campeonatos.

El ocaso de Schwantz, acaecido tras el grave accidente de Rainer, coincidió con el surgimiento de Darryl Seatlle, quien permitió al gigante nipón volver a saborear las mieles del éxito en 1995. El Susie, también a lomos de la RGV, logró dos victorias y 7 podios que, a la postre, le reportaron el subcampeonato. Solo Mick Doohan pudo con él.

El último título de Suzuki antes de la llegada de la era de cuatro tiempos llegó de la mano de Kenny Roberts Junior (2000), aunque sería Séte Gibernau el que le proporcionaría su última victoria en 500cc (Valencia 2001).

MotoGP

La llegada de MotoGP condenó a la compañía japonesa al ostracismo. El dominio abrumador de Honda y Yamaha, aunado a las bajas prestaciones de su montura le impidieron brillar como había hecho antaño. Así, en este periodo tan solo consiguió un triunfo y éste llegó en una carrera en la que las condiciones climatológicas fueron adversas (GP Francia 2007). La falta de resultados, así como la existencia de dificultades económicas provocaron que en 2011 dijera nuevamente adiós al campeonatotes campañas más tarde (curiosamente el mismo número de cursos que en su primer abandono), la firma abre un nuevo capítulo en su historia, retornando a la élite del motociclismo. Maverick Viñales y Aleéis Espargaró serán los encargados de defender sus colores en 2015, una tarea que no será sencilla pero que a buen seguro tarde o temprano dará sus frutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s